InicioInformaciónLo NuevoEl Espíritu de América Latina

El Espíritu de América Latina

Además de la lista, la organización de 50 Best Restaurants lanzó una colección de restaurantes para destacar el amplio y diverso escenario gastronómico de la región y apoyar al sector de la hospitalidad, la colección toma por nombre El Espíritu de América Latina con restaurantes que han tenido un impacto positivo en sus comunidades y cocinas locales, ya sea durante la reciente crisis o durante un período sostenido de tiempo.

¡En esta colección incluyeron a 2 restaurantes de Guatemala! Diacá y Flor de Lis

Foto por: Diacá

“De lo Cotidiano a lo Extraordinario” – Deby Fadul

 Deby Fadul que lleva más de 12 años de dedicarse a la cocina profesional junto a su equipo, ha desarrollado tres conceptos, EN Restaurante, Diacá que fue la transformación de Chef de Monceur y Crece en Guate.  Su cocina la describe actualmente como Cocina Explorativa de raíz.

Foto por: monodelespacio

 

A Deby siempre la he visto como una chef que va más allá de vender comida, recuerdo la primera vez que llegue a EN Restaurante y me explicó el concepto, es un menú de ingredientes no de platos “escoge los que más te gusten aunque pensés que no combinan”  siempre va dentro de su discurso ciertos principios espirituales y valores, como el servicio, el agradecimiento a la tierra, la humildad y el amor. Así como la importancia del ingrediente y el valor de nuestra cultura. Apoya mucho a pequeños productores locales, a las comunidades y aprecia la labor que las personas hacen de la tierra.

Desde pequeña aprendió a cometer errores sin culpa ni castigo, sin miedo a perder, en su casa aprendió que de cada fracaso existe una lección. El no saber sobre algo, era un superpoder que despertaba su curiosidad sin prejuicios comúnmente considerados como “malos” en la sociedad. Tener la Humildad suficiente para preguntar y cuestionar lo que no sabe, se convirtió en gran parte de su vida.

Foto por: monodelespacio

Sus propias raíces que la describen como persona, esa actitud curiosa, humilde, agradecida, enérgica y dinámica, le dieron las cualidades precisas para indagar y explorar hasta lo más profundo de la gastronomía, el ingrediente y nuestra cultura Guatemalteca. La llevó a conocer a sus productores y llamarlos por su nombre, a meter las manos en la tierra y descubrir de qué está hecha, cómo es que surge un excelente ingrediente en las condiciones que deben ser, respetarlo y agradecerlo a la naturaleza como un acto de bondad.

Explorar ingredientes de nuestra región y formular recetas deslumbrantes dentro de su cocina es la parte cotidiana, lo extraordinario es sentir el sabor en la boca de  la combinación de 300 ingredientes que se complementan perfectamente bien y que cada uno de ellos tiene un sentido y un significado esencial en su receta, ella combina los sabores tal como lo hace un alquimista, su mente trabaja de la mano de su sentido del gusto de tal manera que su cabeza se vuelve una máquina de recetas innovadoras que sus manos convierten en  realidad y  el plato representa el mensaje que conecta la tierra que los dio a luz transformados en una obra de arte comestible.

Foto por: Flor de Lis

Flor de Lis

El chef Diego Telles ha escalado y trabajado en cocina toda su vida, con experiencias en cocinas como Mugaritz y Noma, conoce lo que significa el trabajo arduo de las cocinas de alto nivel reconocidas a nivel mundial porque lo ha vivido y se nota que su experiencia lo ha marcado.

Diego es bien claro y determinante con su objetivo, fiel y convencido en su concepto en Flor de Lis, un menú de degustación inspirado en historias del Popol Vuh y la cosmovisión maya. Duro y estricto en la cocina, polémico y rebelde en las redes sociales, defiende a toda costa nuestra cultura y pelea por una transformación de visión en nuestra identidad guatemalteca.  Paciente y perseverante para lograr la receta que busca, como la nixtamalización del haba que según me comentó le tomó 4 años llegar a lo que quería lograr en consistencia y sabor, hoy forma parte de su menú, como también el plato que representa las famosas alfombras de semana santa.

Foto por: Flor de Lis

La cocina de Flor de Lis es un laboratorio experimental, todo el tiempo están formulando distintas recetas para lograr platos únicos, su técnica es ensayo y error todo el tiempo, y en el camino de repente se topa con sorpresas, encuentra También lo que no busca.

Mucho de lo que más le gusta a Diego es desarrollar desde cero recetas que no existan ni se puedan encontrar en otro lugar, sin duda ha logrado desarrollar una experiencia completamente auténtica, transmitiendo nuestra cultura guatemalteca por medio de historias a través de sus platos.

Foto por: Javier Lainfiesta

Autor: Javier Lainfiesta Zaid / Periodista gastronómico

Te invitamos a que conozcas más de Javier Lainfiesta en el siguiente enlace:

Artículo anteriorEl Comalote
Artículo siguienteElotes con Mantequilla de Chile y Hierbas

Populares

Ir a la barra de herramientas